• Domingo, junio 25, 2017

DEBATEN EN LA AMC SOBRE EL VALOR Y APLICACIONES DEL DENOMINADO GENOMA DEL MEXICANO

Academia Mexicana de Ciencias
Boletín AMC/074/09
México, D. F., 5 de junio de 2009.

  • Especialistas en genómica humana coincidieron en que es impreciso hablar de un genoma del mexicano
  • El Hap Map Mexicano no es ni panacea, ni el primer paso, sino parte del continuo de la investigación científica: Gerardo Jiménez
  • Cuando se trata de estudios que tienen impacto social, como los de genómica humana, tenemos que hacer análisis bioéticos, señaló Rosaura Ruiz
  • La población mexicana, un “mosaico etnográfico”, señaló Rubén Lisker
Convocados por la AMC, especialistas hablaron sobre el valor y aplicaciones del genoma de la población mexicana.
Convocados por la AMC, especialistas hablaron sobre el valor y aplicaciones del genoma de la población mexicana.
Foto: AMC
Imágenes en alta resolución

Especialistas en medicina genómica convocados por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) debatieron sobre el valor y las aplicaciones del mapa de haplotipos básicos de la población mexicana (Hap Map Mexicano), presentado recientemente por el Instituto Nacional de Medicina Genómica, en la mesa redonda La Genómica Humana: su aplicación en la salud.

El debate se centró en torno a las aplicaciones del Hap Map mexicano en estudios de asociación de genes a enfermedades complejas como la diabetes, la obesidad y el cáncer.

En el encuentro, realizado en el Centro Cultural Isidro Fabela “Casa del Risco”, Rubén Lisker, director de Investigación del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” e investigador emérito de la UNAM, habló sobre sus estudios en torno a la genética de la población mexicana a la que llamó un “mosaico etnográfico”.

Destacó que si bien las diferencias genéticas en las distintas poblaciones mexicanas tienen que ser tomadas en cuenta en el diseño y análisis de estudios de asociación entre genes y enfermedades, llamó los especialistas a ser extremadamente cautelosos porque, dijo, hay resultados que no han sido adecuadamente validados.

Más adelante, y tras explicar detalladamente en qué consiste el proyecto Hap Map, Alicia Cervantes Peredo, del Servicio de Genética del Hospital General de México y la Facultad de Medicina de la UNAM, cuestionó el valor de la información que se obtiene a partir de esta herramienta genómica.

El riesgo relativo que se puede calcular después de un estudio de comparación de genoma completo es el mismo que actualmente pueden dar los genetistas al hacer un árbol genealógico y ver la agregación familiar para una enfermedad multifactorial, advirtió.

La biomédica, certificada por el Consejo Mexicano de Genética, alertó sobre la comercialización indebida de pruebas genéticas de genotipificación que no proporcionan resultados adecuados para la población, aunque reconoció que los grandes proyectos genómicos han propiciado el desarrollo una gran tecnología en esta rama de la ciencia.

Por su parte David Romero Camarena, director del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM, señaló que los recientes avances de la medicina genómica ha generado posiciones que van “desde el optimismo delirante”, hasta la “depresión retumbante”, frente a lo cual propuso una postura moderada que reconozca el valor de invertir en las técnicas y las metodologías genómicas.

“Hay que ser sumamente cautos al ‘cantar’ las virtudes de nuestros avances científicos, pues no estamos en una situación donde la medicina genómica esté a la vuelta de la esquina”, advirtió el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Por su parte, Gerardo Jiménez Sánchez, director del Instituto Nacional de Medicina Genómica, respondió a los cuestionamientos de los asistentes y de otros ponentes al señalar que el proyecto del Hap Map Mexicano no es ni panacea, ni el primer paso, sino parte del continuo de la investigación científica.

Sin embargo, defendió que el Hap Map Mexicano es una contribución sólida y precisa en el continuo de la historia de la investigación genética y genómica en nuestro país, la cual fue realizada con todo el rigor científico, además de que fue reconocida por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

De igual manera, al responder a los cuestionamientos sobre el costo de la tecnología para su uso en estudios de asociación de genes a enfermedades, previó que el número de genes asociados a enfermedades se incrementará a un ritmo acelerado, lo que permitirá el uso progresivo de los avances en la medicina genómica.

Por otra parte, Teresa Tusié Luna y Jaime Berumen, ambos expertos en estudios de asociación de genes a enfermedades, dieron a conocer las fortalezas y limitaciones en la aplicación del Hap Map Mexicano.

Tusié Luna, investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, detalló que las investigaciones de asociación genómica constituyen una más de las estrategias para obtener resultados finos en el estudio de distintas enfermedades.

Después de explicar la arquitectura genética de la diabetes, la especialista aclaró que con las variantes genéticas no se pueden generar predicciones de riesgo individual, es decir, a qué tipo de enfermedades está propensa una persona; sin embargo, afirmó que lo que aporta el Hap Map es el entendimiento de las vías metabólicas y los mecanismos bioquímicos implicados.

Por su parte, Jaime Berumen Campos, jefe de la Unidad de Medicina Genómica del Hospital General de México y de la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó que en su estudio de Análisis del genoma humano en mujeres con cáncer, decidieron combinar el esfuerzo de estudios de SNPs con los datos de asociación genética, para así obtener resultados más completos.

Al concluir la mesa redonda, Rosaura Ruiz Gutiérrez, presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias, subrayó la necesidad de discutir cuáles son las prioridades en investigación, “los recursos no son muchos, por lo que tenemos que analizar el costo-beneficio”.

Ruiz Gutiérrez puntualizó que más que hablar del genoma del mexicano, que implica criterios excluyentes, se tiene que hablar del mapa de haplotipos básicos de la población mexicana. “Quiero insistir en que cuando se trata de estudios que tienen impacto social, como los de genómica humana, tenemos que hacer análisis bioéticos, así como más trabajo interdisciplinario”, concluyó.

.

Regresar Arriba, o a Comunicados, o al Inicio.

AMC "Casa Tlalpan" Calle Cipreses s/n, km 23.5 de la carretera federal México - Cuernavaca, San Andrés Totoltepec, Tlalpan, C.P. 14400, México, D.F.
Coordinación de Comunicación y Divulgación
Teléfonos: (52-55) 58 49 49 04, Fax: (52-55) 58 49 51 10, amcpress@unam.mx

Mapa de ubicación