• Sábado, abril 4, 2020

Mulas, burros y caballos tienen hospital en Nuevo León

Academia Mexicana de Ciencias
Boletín AMC/035/20
Ciudad de México, 10 de marzo de 2020

  • Osteoartritis y osteocondrosis son los principales problemas diagnosticados, pero también reciben atención especial en enfermedades ortopédicas del desarrollo.

Corrección quirúrgica de una bursitis en la articulación del tarso de un caballo.

Corrección quirúrgica de una bursitis en la articulación del tarso de un caballo. Foto: Cortesía del investigador.

En el Hospital de Grandes Especies de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) se ofrecen servicios de atención clínica a la familia de los équidos: mulas, burros y caballos del noroeste del país, siendo los últimos los principales usuarios. Algunos de los problemas más comunes de atención son problemas de claudicaciones, cólicos, contusiones, cortaduras, castraciones y cesáreas. Otros servicios de especialidad son: neurología, oftalmología, dermatología, gastroenterología y rehabilitación, con terapia de ondas de choque extracorpórea (Shock wave therapy).

Gustavo Hernández Vidal, coordinador del hospital y especialista en problemas de desarrollo ortopédico en grandes especies, comentó que los problemas que más se atienden son las enfermedades ortopédicas del desarrollo, las cuales se caracterizan por la claudicación o cojera, debido a lesiones esqueléticas ocasionadas algunas veces por fallas en la osificación endocondral.

“La osteoartritis (OA) es una enfermedad degenerativa de las articulaciones común en los animales de rápido crecimiento, la base de los mecanismos moleculares de la OA no están dilucidados; incluso es todavía un tema de debate en cuanto a su patología inicial. Sin embargo, cada vez hay más pruebas que implican a la reiniciación del fenotipo de los condrocitos transitorios en la etiología y la patología artrósica”.

La osteocondrosis (OC), por otro lado, es una patología común del cartílago donde intervienen factores nutricionales, hereditarios, biomecánicos, endocrinos, y el grado de crecimiento; los equinos reciben atención clínica y en caso de ser necesario, atención quirúrgica, explicó el especialista.

En este hospital se combina la enseñanza con la investigación y la práctica, y una de sus tareas es aislar las células del cartílago articular de los caballos, los condrocitos, e imitar el proceso inflamatorio de la articulación para estudiar el efecto de ciertas enzimas degradativas y el papel que juegan dentro de este proceso degenerativo, comentó el doctor por la Universidad de Cambridge en Reino Unido.


Caballo descansando en el redondel del Hospital de Grandes Especies de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Caballo descansando en el redondel del Hospital de Grandes Especies de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Foto: Cortesía del investigador.

Dichas enzimas se encuentran a nivel lisosomal dentro de las células, cuando cambia su microambiente, por ejemplo, por una sobrecarga articular, se producen cambios fisicoquímicos que alteran la composición iónica y osmótica de la matriz del cartílago liberando estas enzimas las cuales degradan colágeno y proteoglicanos, elementos de la matriz extracelular, produciendo destrucción del cartílago articular.

“Dependiendo del sitio anatómico y la gravedad de la lesión, los médicos veterinarios pueden indicar descanso y ejercicio moderado, los casos graves se tratan quirúrgicamente. Para disminuir la incidencia de OC en los potros es importante la suplementación de cobre en yeguas en su última etapa de gestación”, sostuvo Hernández Vidal.

En el Hospital de Grandes Especies se atiende desde caballos carretoneros hasta deportivos de alto rendimiento, logrando que el hospital se convierta en un referente en la región noreste del país. Se atienden diversos problemas de claudicación causados por laminitis, artritis o lesiones en ligamentos o tendones y se ofrecen tratamientos con herrajes ortopédicos y terapia de choque a equinos de alto rendimiento para que tengan un buen desempeño en los eventos ecuestres nacionales e internacionales que se realizan en Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila.

Trabajar en red


Gustavo Hernández Vidal, coordinador del hospital e integrante de la Academia Mexicana de Ciencias.

Gustavo Hernández Vidal, coordinador del hospital e integrante de la Academia Mexicana de Ciencias. Foto: Cortesía del investigador.

El Hospital de Grandes Especies de la UANL fue inaugurado el 7 de septiembre de 2018 en el marco del Congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Equinos. Ofrece servicios de odontología, radiografía digital, cirugía, ultrasonidos, endoscopias, gastroscopias, laparoscopias, terapia de choque extracorpórea y análisis de laboratorio.

Se encuentra en el Campus de Ciencias Agropecuarias, en General Escobedo, Nuevo León e integra una construcción de dos mil 150 metros cuadrados, divididos en cuatro edificios, con áreas de hospital general, nueve caballerizas, dos de las cuales son más amplias para la yegua y su potro; dos áreas de inducción, dos quirófanos y dos espacios de recuperación, así como un área de necropsias.

Hernández Vidal, quien es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, señaló que con el fin de favorecer la movilidad de estudiantes, maestros e investigadores, en el país se acaba de crear una red de hospitales de medicina en equinos en la que participan la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Veracruzana, la Universidad de Guadalajara, la UANL, entre otras.

“Esta red hospitalaria se formó con la intención de apoyarnos mutuamente, favorecer la movilidad académica de los médicos veterinarios que trabajamos en los hospitales, maestros y estudiantes; además de apoyar programas de medicina veterinaria de entidades que no cuenten con un hospital, por decir un ejemplo, para que estudiantes de Oaxaca hagan estancias en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UANL. Además, celebramos convenios de colaboración con otras dependencias de la UANL porque es importante la vinculación, no podemos mantenernos aislados, si queremos avanzar tanto en el área clínica como en la investigación”.

Luz Olivia Badillo.

.

Regresar Arriba, o a Comunicados, o al Inicio.

AMC "Casa Tlalpan" Calle Cipreses s/n, km 23.5 de la carretera federal México - Cuernavaca, San Andrés Totoltepec, Tlalpan, C.P. 14400, México, D.F.
Coordinación de Comunicación y Divulgación
Teléfonos: (52-55) 58 49 49 04, Fax: (52-55) 58 49 51 10, amcpress@unam.mx

Mapa de ubicación