• Viernes, noviembre 21, 2014

Implementan método para proteger plantí­os de agave azul

Benjamí­n Rodrí­guez Garay obtuvo miles de plantas resistentes que se encuentran en la fase de plantación experimental
Benjamí­n Rodrí­guez Garay obtuvo miles de plantas resistentes que se encuentran en la fase de plantación experimental
Foto: Cortesí­a Benjamí­n Rodrí­guez Garay
Alta resolución

El agave azul Tequilana Weber está en grave peligro por los problemas sanitarios que afectan los plantí­os. ¡Las dos principales plagas que afectan al agave son la bacteria Erwinia carotovora y el hongo Fusarium oxysporum!, informó Benjamí­n Rodrí­guez Garay, investigador del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnologí­a y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ).

En entrevista, el especialista estimó que 40 por ciento de los plantí­os son afectados por dichos microorganismos, que originan la pérdida del color azuloso caracterí­stico, mismo que se torna verde y luego amarillo, lo que evidencia que la planta se encuentra infectada.

De acuerdo con el Consejo Regulador del Tequila, la industria tequilera requiere sembrar aproximadamente 39 millones de plantas de agave cada año en el periodo de 2003 al 2006 para garantizar la existencia de materia prima para la elaboración de la tradicional bebida, sin embargo, hasta la fecha no se ha avanzado lo suficiente para alcanzar esta cifra.

El daño más importante se localiza en el cogollo o piña de la planta, debido a que la bacteria Erwinia carotovora ocasiona una pudrición acuosa, aunado a que despide un olor maloliente similar al drenaje de aguas negras.

¡Si consideramos que en la piña se ubica el compuesto principal para la fermentación de tequila, esto es la linaza, el problema cobra dimensiones económicas mayores, porque la planta muere en las siguientes tres o cuatro semanas!, indicó.

Al mismo tiempo, el hongo Fusarium oxysporum contamina el suelo donde se siembra la planta, se desplaza a la raí­z y llega alcanzar la base del tallo. Esto también obstruye los conductos de riego y como resultado se presentan sí­ntomas de sequí­a.

De acuerdo a la Norma Oficial Mexicana (NOM) del Tequila, esta bebida se procesa con agave azul Tequilana Weber, cultivado en los estados que conforman la zona de denominación de origen: Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Nayarit y Tamaulipas.

Rodrí­guez Garay indicó que una de las razones que hacen lo sensible a las enfermedades es su escasa variedad genética. ¡Entre una y otra generación hay pocas modificaciones en su estructura, lo que trae como consecuencia que el sistema de autodefensa de la planta evolucione tardí­amente y, sobre todo, trasmita a la siguiente generación la protección contra microorganismos!.

Para contrarrestar dicho panorama, el investigador, junto con su equipo de investigación del CIATEJ, desarrollaron el proyecto Selección celular para la producción de plantas de agave Tequilana Weber resistentes a enfermedades producidas por microorganismos, considerado por la Academia Mexicana de Ciencias como uno de los Casos de í‰xito en la Ciencia Mexicana.

La investigación permitió el crecimiento de embriones a partir de células de agave. Este procedimiento se realiza mediante el aprovechamiento de la variación espontánea y/o inducida in vitro de cultivos celulares.

Cabe señalar que la embriogénesis somática, como se denomina esta metodologí­a, presenta ventajas frente a otros sistemas de propagación, entre ellas una mayor capacidad de multiplicación aplicable industrialmente. Además se pueden obtener, en un solo proceso, estructuras completas con punta o extremo de una hoja (ápice) y raí­z, que son almacenadas y encapsuladas perfectamente.

¡Posteriormente se realizó una selección celular y se expuso a los microorganismos mencionados, lo que dio como resultado 20 lí­neas genéticas resistentes!, señaló Rodrí­guez Garay.

Aunque no se tienen las cifras exactas, se calcula que de esas lí­neas genéticas se obtuvieron miles de plantas resistentes que se encuentran en la fase de plantación experimental en una reconocida compañí­a tequilera del estado de Jalisco.

Cabe señalar que también se establecieron medidas para contrarrestar el ataque de los microorganismos en los plantí­os ya establecidos, entre ellos, evitar el contagio de plantas enfermas y la destrucción de las mismas; limpieza de las herramientas de labranza, y la desinfección de las mismas mediante cloro.

Asimismo, la erradicación, mediante métodos naturales, del picudo de agave, insecto cuyas larvas hacen agujeros en las piñas de agave y es usado por la bacteria Erwinia carotovora como medio de transporte para perjudicar la planta.

¡Aunque hemos logrado combatir estos dos microorganismos, surgen nuevos retos que nos llevan nuevamente a investigar con el fin de encontrar soluciones que hagan a los cultivos más resistentes!, finalizó Benjamí­n Rodrí­guez Garay.

Contacto:
Benjamí­n Rodrí­guez Garay
(01 33) 334 552 00 ext. 1700
brodriguez@ciatej.net.mx

Noviembre 7, 2005. Por Lourdes Torres Camargo

.

Regresar Arriba, o a Noticias, o al Inicio.

AMC "Casa Tlalpan" Calle Cipreses s/n, km 23.5 de la carretera federal México - Cuernavaca, San Andrés Totoltepec, Tlalpan, C.P. 14400, México, D.F.
Coordinación de Comunicación y Divulgación
Teléfonos: (52-55) 58 49 49 04, Fax: (52-55) 58 49 51 10, amcpress@unam.mx

Mapa de ubicación