• Domingo, noviembre 28, 2021

La AMC reconoce la trayectoria de la historiadora Consuelo Naranjo con su ingreso como miembro correspondiente

Academia Mexicana de Ciencias
Boletín AMC/099/18
Ciudad de México, 18 de abril de 2018

  • Su interpretación de la historia del gran Caribe que se circunscribe al golfo de México se ha centrado en una visión integradora, comparada y atlántica, que en la larga duración involucran la historia de España y la Nueva España (México) del siglo XVIII al XX.
La doctora Consuelo Naranjo Orovio (izquierda), nueva miembro correspondiente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), en la ceremonia de su ingreso, la cual tuvo lugar en El Colegio de México. La expresidenta de la Academia, Rosaura Ruiz, hizo entrega del diploma.
La doctora Consuelo Naranjo Orovio (izquierda), nueva miembro correspondiente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), en la ceremonia de su ingreso, la cual tuvo lugar en El Colegio de México. La expresidenta de la Academia, Rosaura Ruiz, hizo entrega del diploma.
Foto: Elizabeth Ruiz Jaimes/AMC.
Galería de imágenes

La historiadora Consuelo Naranjo Orovio, reconocida a nivel internacional, de manera particular en el Caribe y las Antillas, región en la que ha enfocado sus estudios e investigaciones, ingresó como integrante correspondiente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), en una ceremonia que encabezó Rosaura Ruiz, expresidenta de la Academia.

En el auditorio Alfonso Reyes de El Colegio de México (Colmex), una de las instituciones con la que la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España mantiene una estrecha relación, se realizó ayer el acto protocolario. Asistieron investigadores, familiares y amigos de la doctora en geografía e historia por la Universidad Complutense.

Consuelo Naranjo se ha especializado en temas relacionados con los procesos migratorios en América, los exilios republicano y científico, relaciones culturales de España y América. También en su obra destaca el estudio sobre la creación de redes e intercambio universitario de una comunidad científica hispano-mexicana. El peso de sus investigaciones está en los temas de esclavitud, raza, racialización, pensamiento económico, la institucionalización de la ciencia y de la nación.

En la bienvenida a la AMC, Rosaura Ruiz Gutiérrez, expresó su satisfacción por haber tenido la oportunidad de hacer entrega, a nombre del presidente de la Academia, José Luis Morán, del diploma que acredita a Consuelo Naranjo como miembro correspondiente de la Academia, y por compartir un presídium integrado en su mayoría por mujeres.

Destacó que en la AMC hay humanistas, “y en ese sentido nos da gusto la incorporación de Consuelo, porque –acotó–, parece siempre que la Academia son (solo) ciencias (exactas y naturales), pero también están las ciencias sociales y las humanidades”.

Y en esto, añadió Ruiz Gutiérrez, “el Colmex ha sido una parte importantísima de la Academia desde hace años. El Colegio siempre ha apoyado las políticas de la AMC, en particular las que tienen que ver con apoyar la incorporación de las mujeres y también las humanidades y las ciencias sociales”.

Después de hacer del conocimiento de los presentes que la Academia Mexicana de Ciencias está conformada por 2779 integrantes –2095 hombres y 684 mujeres–, de los cuales 2670 son miembros regulares y con el ingreso de Naranjo Orovio 109 miembros correspondientes, Rosaura Ruiz resaltó la contribución de la prominente historiadora al desarrollo de la ciencia en nuestro país:

“Quiero subrayar la importancia del trabajo de la doctora Naranjo en la formación de recursos humanos, particularmente en México”, dijo y añadió que se trata de “una destacada investigadora científica a nivel internacional especialmente reconocida en América Latina y el Caribe”.

La expresidenta de la AMC reconoció que Naranjo Orovio ha jugado un papel importante en la formación y carrera profesional de varios estudiantes de esta región, incluyendo un número considerable de mexicanos, prueba de ello, sostuvo, ha sido la integración de jóvenes doctores de distintas instituciones nacionales a las redes de estudio sobre el Caribe. “Asimismo, su compromiso se ha reflejado con la recepción de jóvenes mexicanos para realizar estudios de doctorado y estancias posdoctorales”.

En relación con el trabajo que la directora del Instituto de Historia del CSIC realiza con diversos grupos de investigación en México, Rosaura Ruiz señaló que destaca la publicación de libros y artículos, así como la organización y participación de numerosas actividades académicas en instituciones mexicanas como el Colmex, y las Universidades Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Nacional Autónoma de México, Autónoma Metropolitana y Veracruzana; la Escuela Nacional de Antropología e Historia y el Instituto Mora, “lo que muestra de manera impresionante el trabajo que ha hecho en México”.

Silvia Giorgulli, presidenta del Colmex, celebró que la institución que representa haya sido elegida para reconocer la carrera de Naranjo Orovio, por el vínculo que tiene la científica española con grupos de investigación, comunidad de historiadores y migrólogos; por las colaboraciones que han mantenido en proyectos editoriales que se suman a otras iniciativas sobre estudios de América Latina y el Caribe, y porque El Colegio era la sede natural para ofrecer su discurso de ingreso a la Academia con el título Puentes de cultura: epistolarios atlánticos.

“Es inevitable hacer una reflexión entre la construcción de la comunidad intelectual, la relación que hay entre El Colegio de México y la construcción de esta corriente intelectual de España y México, y no solo entre ambos países, sino a partir de esta relación que se amplía a otros horizontes como el Caribe, Puerto Rico, Cuba y también a la comunidad académica de Estados Unidos vinculada con Hispanoamérica y España”, dijo Giorgulli.

Reconoció que luego de esa construcción de puentes de cultura, corresponde ahora mantenerlos, consolidarlos, expandirlos y crear nuevos, lo cual tiene potencial con la llegada de Consuelo Naranjo a la membresía de la AMC. Además, expuso, “Consuelo coincide en visión y misión con Alfonso Reyes: es una embajadora indiscutible, una gran diplomática de la creación y difusión del trabajo intelectual español”.

María Teresa Cortés Zavala, investigadora de la UMSNH y principal proponente del ingreso de Naranjo Orovio, dio una breve semblanza de la investigadora madrileña, y en ella recordó que la científica pertenece a una generación de historiadores que creció en el franquismo y que en la década de 1980 se sumaron al rompimiento de los moldes historiográficos del americanismo español que se ocupó de exaltar el pasado colonial e imperial de España.

Apuntó que, desde la historia social y cultural en los últimos 30 años, Consuelo Naranjo ha contribuido a la renovación de los enfoques de la historia de España y sus relaciones con el espacio Atlántico en las Antillas, lo que le ha valido el reconocimiento internacional y su nombramiento como socia correspondiente de la AMC.

El presídium también estuvo integrado por Carlos Marichal Salinas y Erika Pani, profesor- investigador y directora del Centro de Estudios Históricos del Colmex, respectivamente.

Un agradecimiento y una esperada conferencia magistral
En la parte final de la ceremonia, la doctora Consuelo Naranjo Orovio agradeció el apoyo de los miembros de la AMC “para recibir el reconocimiento de la comunidad científica de un país que admiro y al que me unen vínculos de interés y profunda amistad”. Los proponentes para su ingreso, además de Cortés Zavala, fueron Carlos Marichal, José Alfredo Uribe Salas y Gerardo Sánchez Díaz, estos dos últimos de la UMSNH.

Puentes de cultura: epistolarios atlánticos
Una charla en la que Naranjo Orovio propuso el estudio de la correspondencia entre algunos intelectuales de España y América Latina como una de las formas de reconstruir y entender las conexiones intelectuales y la trama cultural creada entre ambas orillas a principios del siglo XX.

Un epistolario conduce a otro, dijo la especialista, y son estos mensajes cruzados y atlánticos los que dan sentido a la historia intelectual que se forjó. Estos dibujan los circuitos de intercambio de información, ideas y saberes que alcanzaron un carácter transnacional. La cantidad de epistolarios, conexiones y redes existentes en los primeros cuarenta años del siglo XX obliga a escoger sólo algunos de los personajes clave que las tejieron a ambos lados del Atlántico y hacia el interior de América.

En la conferencia Consuelo Naranjo se ocupó de Alfonso Reyes, Ramón Menéndez Pidal, Fernando Ortiz y Federico de Onís como intelectuales que, desde México, España, Puerto Rico, Estados Unidos y Cuba, pensaron en la cultura como hilos de encuentro.

Animados por este esfuerzo renovador, se sirvieron de la cultura para superar barreras y tender puentes entre España y la América Ibera como la llamaba Alfonso Reyes. Ellos fueron artífices de proyectos colectivos a favor de universalizar el conocimiento y la cultura, procurando espacios de diálogo entre comunidades científicas que, a menudo y sin conocerse, se daban la espalda. Sus ideas y acciones favorecieron un cambio de paradigma ensayando nuevas formas de mirarse no ajenas al conflicto.

Pasados los años, en América los puentes de cultura asentados en la filología, la literatura o la historia se transformaron en canales de ayuda para los exiliados de distintos países. En el caso español, tras estallar la guerra civil, científicos, filósofos, artistas, historiadores, lingüistas, arqueólogos encontraron apoyo y refugio en México, Puerto Rico, Cuba, Estados Unidos, Argentina, gracias a la gestión de quienes fueron artífices de los lazos entre ambas orillas, consideró la nueva integrante de la AMC.

Fabiola Trelles Ramírez.

.

Regresar Arriba, o a Comunicados, o al Inicio.

AMC "Casa Tlalpan" Calle Cipreses s/n, km 23.5 de la carretera federal México - Cuernavaca, San Andrés Totoltepec, Tlalpan, C.P. 14400, México, D.F.
Coordinación de Comunicación y Divulgación
Teléfonos: (52-55) 58 49 49 04, Fax: (52-55) 58 49 51 10, amcpress@unam.mx

Mapa de ubicación